El aislamiento y la conexión virtual El aislamiento y la conexión virtual
El desarrollo de las herramientas tecnológicas y el creciente acceso a los medios de comunicación, han creado un estilo de vida donde las personas... El aislamiento y la conexión virtual

El desarrollo de las herramientas tecnológicas y el creciente acceso a los medios de comunicación, han creado un estilo de vida donde las personas prefieren conectarse con el mundo de manera virtual. Incluso no es necesario salir de casa para ir al trabajo, muchos realizan sus labores desde el ordenador.

Esta tendencia va en aumento. Las personas que están hiperconectadas, parecen no necesitar mucho del mundo exterior, más que para suplir necesidades básicas, como la alimentación, siempre que no decidan hacer las compras vía online, porque de ser así no es necesario abandonar la trinchera autoimpuesta.

El contacto físico y visual que compartíamos antes y que nos permitía conocer a otra persona, ha disminuido, incluso si usted no es un súper fanático de las redes sociales. Situaciones como la economía, la inseguridad, el exceso de trabajo y otras muchas razones, pueden esgrimirse a la hora de desarrollar nuestras relaciones interpersonales a través de las plataformas virtuales.

A inicios de la década de los 90, del siglo pasado, la consultora Marketing Faith Popcorn, acuñó el término “Cocooning” para identificar a las personas que se centraban en el aislamiento propiciado por las nuevas tecnologías. Como su nombre lo indica, significa “Capullo”, hace referencia al quedarse anidado en el hogar.

Hoy en día, las redes nos ofrecen todo lo que podamos necesitar, desde comida, pagar servicios básicos, realizar transacciones bancarias, comunicarnos con nuestros amigos y familiares que se encuentran cerca o lejos, ver televisión, jugar videojuegos, entre otras actividades que anteriormente te obligaban a salir y compartir con el resto de la humanidad en persona.

Las personas que han adoptado este estilo de vida, desarrollan una conexión global que les permite conocer y disfrutar de muchas actividades educativas, recreativas, culturales, a nivel mundial, gozando de beneficios que satisfacen sus intereses, inclusive se preocupan por llevar un estilo de vida saludable, muchos prefieren ejercitarse en la tranquilidad de su caminadora mientras siguen conectados en su tablets, buscan herramientas en internet para cultivar su propio jardín, satisfacen sus necesidades emocionales conectándose con otros internautas y no consideran que están aislados.

En los albores de este nuevo siglo, va en aumento esta tendencia. Las implicaciones afectivas que pueden estar presentes en esta clausura, no parecen estar claras, existen muchos detractores que opinan que las consecuencias de esta actitud van desde pérdida de las habilidades sociales, soledad y deterioro de la salud. Pero quizás estemos en presencia de un modus vivendi que se extenderá en los años venideros y habría que analizar a fondo sus implicaciones.

Fuente: elcomercio.ec

No hay comentarios hasta ahora.

Haz clic para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Web Analytics