La desigualdad económica: Distribución ineficaz de los ingresos La desigualdad económica: Distribución ineficaz de los ingresos
La economía siempre será un dolor de cabeza para los países y por supuesto para sus habitantes. Hay naciones que invierten tiempo y esfuerzo... La desigualdad económica: Distribución ineficaz de los ingresos

La economía siempre será un dolor de cabeza para los países y por supuesto para sus habitantes. Hay naciones que invierten tiempo y esfuerzo para reducir significativamente la desigualdad económica, pero este fenómeno gana fuerza y tiene una mayor repercusión en los países avanzados.

A pesar de que a esta repercusión se acentúa por la influencia mediática, en los países avanzados en donde hay mayor distribución de los ingresos. La función del sector público como distribuidor secundario de la renta parece fundamental para lograr esta mayor igualdad en los países desarrollados.

Estas premisas quedan evidenciadas en World Economic Forum a través de un informe titulado “Inclusive Growth and Development Report 2015”. Los expertos que han realizado este informe, que aglutina 110 países, dividen estas naciones en: economías desarrolladas, ingresos medio-altos, ingresos medio-bajos y bajos ingresos.

En el informe se utilizó la técnica del coeficiente de Gini con los impuestos y transferencias. En este índice, el cero significa que existe una igualdad perfecta (todos ingresan lo mismo), mientras que 100 representa lo opuesto (un ciudadano se lleva toda la renta del país)

Según los resultados del informe, en todas las economías avanzadas, salvo en Corea del Sur y Singapur, la desigualdad de ingresos después de impuestos y transferencias es reducida en comparación con el resto de los países de la muestra. Salvo Singapur, ningún país supera el número 40 en el coeficiente de Gini.

Singapur, Estados Unidos e Israel son los países con mayor desigualdad de ingresos después de impuestos y transferencias. Mientras que Islandia, Suecia y la República Checa tienen un índice de Gini inferior a 25. Por otra parte, Irlanda y Suecia tienen los sistemas fiscales que mejor redistribuyen la renta primaria.

Se puede observar una cierta correlación entre menor desigualdad y mayor gasto público, como son los casos de Suecia, Noruega o Dinamarca. Sin embargo, países como la República Checa (42% sobre el PIB) y, sobre todo, Australia (39% sobre el PIB) demuestran que con un gasto público menor pero más eficiente se puede luchar mejor contra la desigualdad.

España con un gasto público de casi el 44% sobre el PIB es el ejemplo opuesto a los países anteriores, y es que reduce en menor cantidad de puntos el coeficiente de Gini a pesar de gastar más.

Dentro de las economías consideradas de ingresos medio-altos hay países que parecen estar haciendo un buen trabajo para redistribuir los ingresos, como es el caso de Hungría, Polonia, Letonia y Lituania. Por otro lado, se puede observar algo muy llamativo, y es que dentro de este grupo hay tres países, que son China, Perú y Bulgaria, que presentan una mayor desigualdad de ingresos después de aplicar las transferencias y los impuestos.

Las economías que corresponden a la categoría de ingresos medio-bajos presentan una desigualdad pre y post impuestos y transferencias muy parecidas. Estos países con sistemas fiscales poco desarrollados y por eso no existen una redistribución secundaria.

Entre los más igualitarios destaca Ucrania, cuyo coeficiente Gini pre y post impuestos y transferencias, es inferior a 30. Caso contrario con Zambia e India, cuyos indicadores son superiores a 50.

Las economía de bajos ingresos muestran una elevada desigualdad que en ningún caso es compensada por los sistemas fiscales de estos países, que son casi inexistentes al igual que en la anterior categoría. Kenia es el país que presenta una mayor redistribución, con un coeficiente de Gini de casi 50 respecto a la distribución primaria de los ingresos y un coeficiente que de 42 en la distribución secundaria. Tayikistán es el país menos desigual de este grupo mientras que Ruanda es el más igualitario.

El informe concluye que se debe ser muy eficiente en el gasto y que hacer más transferencias no es necesariamente lo indicado porque los recursos pueden estar mal orientados.

Fuente: economiahoy.mx

No hay comentarios hasta ahora.

Haz clic para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Web Analytics