Niños que ahorran Niños que ahorran
Bien vale la pena inculcarle a los niños la importancia del ahorro. Eso sí, no se trata de obligarlos a ahorrar, por el contrario,... Niños que ahorran

Bien vale la pena inculcarle a los niños la importancia del ahorro. Eso sí, no se trata de obligarlos a ahorrar, por el contrario, se trata de esperar la oportunidad propicia para explicarle que ahorrando pueden comprar, con su propio dinero, aquellas cosas que les gustan.

Su hijo se verá más incentivado a ahorrar si le enseña cuales son sus prioridades, dentro de lo razonable. Haga, junto a él, una lista con fotos o dibujos del objeto que quiere comprar. Ayúdele a calcular la cantidad de dinero que debe ahorrar y en cuánto tiempo puede lograr su objetivo.

Es fundamental que la experiencia de ahorro, para el niño, sea positiva y que vea recompensado su esfuerzo. De esta manera, se verá más motivado a seguir ahorrando.

Tenga en cuenta que los niños necesitan comprobar el estado de sus ahorros y el logro de  los objetivos planteados. Muéstrele cada cierto tiempo cómo va. Quizá una alcancía o cofre transparente sea útil.

En un inicio, es conveniente, que los objetivos se alcancen en unas dos o tres semanas como máximo. Pero a medida que el niño crezca, puede fijarse un lapso de ahorro mayor de esta forma podrá adquirir objetos más costosos.

Recuerde que ayudar también es valido. Si ve que falta mucho tiempo para que el niño alcance su meta, ofrézcale la oportunidad de hacer pequeñas actividades en casa que le permitan obtener un dinero extra. Otra opción es: si está ahorrando para algo importante y aún le falta mucho, ofrézcase a contribuir con la misma cantidad que él ahorre.

También es importante que usted sea un ejemplo para su hijo. Edúquese con respecto a los gastos, enseñe a sus hijos que no vale la pena gastar en cosas innecesarias. Es mejor evitar gastos superfluos y concentrarse en las cosas que realmente necesita ,y no olvide premiar a su hijo cuando alcance el objetivo planteado.

También es importante tener en cuenta que los niños deben saber distribuir el dinero que reciben entre el ahorro y el consumo.

Enséñele que no todo el dinero debe ser ahorrado, ya que esto puede generar que la experiencia del ahorro se convierta en una tarea desagradable. Lo ideal es que lo enseñe a destinar un porcentaje del dinero al ahorro, incrementándose su capacidad ahorrativa cada vez que reciba dinero extra por cualquier motivo.

Además, es necesario hablar con nuestros hijos sobre el consumismo excesivo. Muéstrele lo equivocado que puede ser comprar cosas solo por comprar. Asimismo, enséñele a ser crítico de la publicidad y fomente en él un consumo responsable.

No hay comentarios hasta ahora.

Haz clic para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Web Analytics